©Orlando of Flytographer in Barcelona

Aprovecha el regalo del tiempo

Con la pandemia del coronavirus forzando el aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Tianna Bartoletta, la campeona de salto de longitud de Río 2016, revela cómo está afrontando esta situación sin precedentes y explica por qué deberías ver el año extra como una oportunidad para fortalecerte física y mentalmente.

  • Desde que ganó la medalla de oro en Río, la corredora y saltadora de longitud estadounidense Tianna Bartoletta se ha enfrentado a una serie de contratiempos relacionados con su salud.
  • Después de recuperarse de una cirugía de emergencia para extirpar un tumor, la pandemia del coronavirus ha impedido su regreso a los entrenamientos.
  • Con el aplazamiento de Tokio 2020, Tianna pretende aprovechar la oportunidad de tener un año extra para recuperar su salud y defender su título de salto de longitud.

Después de ganar el oro en Río 2016, luché duro para ganar la medalla de bronce en el Campeonato del Mundo de Atletismo en 2017. Sin embargo, al año siguiente me torcí el tobillo de tal manera que tuve que terminar pronto mi temporada. En 2019, decidí volver a intentarlo, pero el tobillo no se había recuperado, así que pasé toda la temporada frustrada por eso. Al mismo tiempo me enteré de que tenía una anemia grave.

«Me sentía como si me estuviera muriendo»

Cuando fui a que me trataran el tobillo en nuestro Centro de Entrenamiento Olímpico en Colorado, me desmayé. Me mandaron al hospital y me enteré de que tenía una pérdida de sangre extrema y de que no tenía hierro. Estaba desconsolada. Pasé los siguientes meses yendo y viniendo de Colorado para que me administraran hierro, pero no mejoraba; mi cuerpo no se estaba curando.

Las cosas no iban bien, y pensaba, «Genial, esta es la preparación perfecta para una campeona olímpica vigente». Probablemente fueron los peores cuatro años que jamás haya pasado entre dos Juegos. Estaba muy frustrada con el hecho de no sentirme bien ahora que se acercaba el año olímpico. Todo era una lucha continua.

Finalmente, en noviembre del año pasado ya no podía más. Me sentía como si me estuviera muriendo. Tenía la sensación de que había tocado fondo. Obligué a mis doctores a mirar todo bien por última vez antes de hacer la llamada para decir que me retiraba. Fue entonces cuando me diagnosticaron que tenía un tumor y me lo extirparon cuatro horas después. Desde entonces, he necesitado la aprobación de la AMA para que me hicieran transfusiones de sangre, porque había perdido muchísima. Pero finalmente estaba volviendo a empezar a sentirme bien.

«Todo se detuvo por completo»

Acababa de terminar mi tercera semana consecutiva de entrenamiento, cuando California declaró la orden de confinamiento debido al coronavirus. Se cerraron en principio todas las pistas y todos los gimnasios; todo se detuvo por completo.

En ese momento, sinceramente no sabía si reír o llorar. Ahora que había recuperado mi salud y que podía volver a entrenar bien, había algo nuevo que superar y que resolver.

Sin embargo, la razón por la que ahora acepto estas situaciones es porque me ayudan de cara a las competiciones. Si me ves en la línea de salida, entenderás lo que me ha costado llegar a ese momento. Estas experiencias ahora forman parte de mí. Esta es la energía que me da alas en grandes campeonatos como este. Lo asumo y sigo luchando. Y esta es una de estas situaciones.

 

«Gracias por el tiempo extra»

Pensando en mí y en mis problemas de salud —y en el hecho de que no pude entrenar porque la pista y el gimnasio estaban cerrados— me dije: «Gracias por el tiempo extra». Posponer los Juegos Olímpicos no me garantiza una plaza en el equipo; no me garantiza una medalla. Pero ahora tengo tiempo para prepararme aún mejor.

No estaba segura de poder volver a mi mejor forma física a tiempo para las pruebas olímpicas de los Estados Unidos, por lo que estoy agradecida por el tiempo que ahora tengo para recuperarme, que obviamente no tenía antes.

Lamentaría toda mi vida desperdiciar esta oportunidad. Y por ello, no lo haré. Eso es lo que me motiva ahora. Recuerdo el primer entrenamiento que hice después de que llegara la noticia del aplazamiento, y en realidad fue uno de mis mejores entrenamientos.

«Haz lo que puedas ahora mismo»

Mi mensaje para el resto de los atletas en este momento es: «Cuidaos». Eso significa muchas cosas diferentes para muchas personas. No pienses en los Juegos Olímpicos en términos de: «¿estaré listo cuando lleguen?» No te tortures con eso. Ya es difícil llegar a formar parte de un equipo. Ya es difícil convertirse en deportista olímpico. No es algo de lo que te tengas que preocupar hoy. Ahora, ¿qué es lo que puedes hacer para cuidar mejor de ti? Eso podría ser volver a la cama y dormir un par de horas más.

Si ser productivo durante este tiempo te hace sentir mal, no lo hagas. Cuídate. Eso significa cuidarte como atleta y cuidarte como persona. Es muy importante Creo que muchos de nosotros solo pensamos en: «¿cómo debo cuidarme como atleta?» Y luego descuidamos nuestra salud mental, o las ramificaciones del aislamiento, o incluso la sensación de falta de propósito.

Creo que muchos de nosotros solo pensamos en: «¿cómo debo cuidarme como atleta?» Y luego descuidamos nuestra salud mental, o las ramificaciones del aislamiento, o incluso la sensación de falta de propósito.

Así que ten compasión, tómatelo con calma. Nadie está haciendo el trabajo que desearían estar haciendo en este momento. Así que haz lo que puedas.

Esa sensación de desesperación ha desaparecido. Esa es otra cosa más que estamos aprendiendo en esta situación: la esperanza es poderosa. Así que sigue hacia adelante, céntrate en lo que puedes hacer, sé optimista y ten fe en que lograrás tu objetivo. Y todos lo haremos. Todos lo conseguiremos.

Athlete365 está compartiendo consejos de atletas y expertos sobre cómo lidiar con la pandemia y los cambios de programa. Si quieres ver los valiosos consejos del psicólogo deportivo Paul Wylleman sobre cómo mantener una actitud positiva, haz clic aquí