Mientras se prepara para defender su corona en PyeongChang, la campeona olímpica de skeleton ofrece a los atletas sus consejos sobre cómo alejarse un tiempo de la competición y volver con las pilas cargadas

 

Al finalizar la temporada 2014-15, Lizzy Yarnold ocupaba el número uno de la clasificación mundial de skeleton, gracias a la obtención de los títulos de Europa y del mundo, que se sumaban al oro olímpico conseguido en Sochi el año anterior. Sin embargo, tanto esfuerzo le pasó factura y, a causa del agotamiento, decidió alejarse del hielo la temporada siguiente.

“No hubo un solo momento en el que no deseara volver [a la competición]”, explica Yarnold, de 29 años de edad. “El problema era que, tras los Campeonatos del Mundo de 2015 [celebrados en Winterberg (Alemania)], me costaba encontrar la energía suficiente para centrarme en cada objetivo y para completar las sesiones de entrenamiento en el gimnasio. En aquel momento supe que debía tomarme un descanso para volver con más fuerza”.

Ahora, con las energías renovadas y a las puertas de intentar convertirse en la primera campeona olímpica de invierno británica que reedita su título, Yarnold quiere compartir su experiencia con aquellos atletas que estén considerando tomarse un descanso durante un ciclo olímpico.

 

Reconoce los efectos del deporte en tu salud

“Todos somos muy diferentes: cada atleta es diferente y cada deporte es diferente. Con el skeleton, pasamos los seis meses de invierno fuera de casa, así que es como tener dos vidas: una en verano y otra en invierno. Y eso, para una persona tan casera como yo, es demasiado exigente”.

 

Habla abiertamente

“A los atletas les diría que vivir intensamente la competición con grandes expectativas personales es realmente agotador. Si te resulta difícil adaptarte mentalmente, no pasa nada por hablar de ello. Yo siempre animo a la gente a hablar sobre ello durante el ciclo olímpico”.

 

Protege tu grado de motivación

“Yo necesité descansar un año porque no siempre encontraba la motivación necesaria. Con el tiempo, he ido recuperándola y cada vez estoy más preparada. Incluso tras una competición, me animo si las cosas no me han ido muy bien. Estoy contenta de trabajar así porque sé que me conducirá a esforzarme más, lo cual es el camino correcto”.

 

Dale un enfoque diferente a tu deporte

“Yo siempre me pongo demasiada presión; siempre he sido así y eso no va a cambiar. Sin embargo, creo que ahora estoy un poco más relajada y lo disfruto más. Estoy aprendiendo a ver el lado divertido de ser atleta a tiempo completo. Me siento muy afortunada y, por ello, intento no desaprovechar el tiempo. Ahora, comparando mi preparación para PyeongChang con la de Sochi, siento que soy mejor atleta”.

 

Emplea el tiempo de descanso para formarte

“Creo que prepararse para una futura carrera es muy importante. Yo siempre animo a los atletas, tanto de nuestro deporte como de cualquier otro, a estudiar algo. Yo fui a la universidad durante mis primeros tres años en el skeleton, pero una vez completada la educación estructurada existen miles de cursos gratuitos en línea que se pueden seguir desde casa. Ser atleta es algo temporal. Nos gusta hablar del corto plazo y del tiempo que falta para los próximos Juegos Olímpicos porque es nuestro día a día, pero ¿qué hay del largo plazo? Es igual de importante y hay que tenerlo en cuenta”.

Contenido relacionado