Carta abierta: Kirsty Coventry habla sobre la Norma 40

 

Estimadas comisiones de atletas,

Me pongo en contacto con vosotros como atleta olímpica, como deportista y como presidenta de la Comisión de Atletas del COI para abordar una serie de inquietudes en torno a la Norma 40. En los últimos días, han corrido ríos de tinta en la prensa occidental respecto a esta norma, tachándola de supuestamente «injusta». En nuestra comunidad de atletas, también hemos podido escuchar opiniones diversas sobre la Norma 40.

Entendemos que los atletas solicitan más financiación y más oportunidades para obtener patrocinios, y que todos los deportistas aspiran a contar con una seguridad económica que les permita llevar adelante su vida y su carrera deportiva. Yo, como atleta, soy consciente de esta necesidad; y como integrante de un comité olímpico nacional (CON) pequeño, también pienso en mis compañeros de equipo y mi país. Las becas de Solidaridad Olímpica me ayudaron, al igual que a muchos otros atletas de élite, a llegar a los Juegos Olímpicos. Después de ganar tres medallas en los Juegos de Atenas 2004, me di a conocer y conseguí contratos con patrocinadores. Sin embargo, algunos de mis compañeros del equipo de Zimbabue no tuvieron la misma suerte. Competir en las Olimpiadas aumentó mi notoriedad como atleta. De no haber sido por esa misma oportunidad para competir por primera vez en los Juegos, muchos atletas no habrían podido conseguir un patrocinador.

Los Juegos Olímpicos ofrecen una plataforma inigualable para los atletas, y los conectan con un público mundial. Todo ello genera oportunidades para el desarrollo de su «marca personal». Al mismo tiempo, creemos que la universalidad de los Juegos Olímpicos es lo que los hace tan especiales: ofrecen a todos los países la posibilidad de competir entre sí y a los deportes con menor relevancia, una ocasión para brillar en el centro del escenario. Esto es lo que aporta pasión a los Juegos Olímpicos y lo que alimenta la emoción de nuestros fans, lo que nos hace trabajar tan duro como atletas, pues estamos convencidos de que los Juegos Olímpicos son la cumbre de nuestras carreras, incluso de nuestras vidas. Los Juegos permiten dar a conocer los increíbles talentos de deportistas de todo el mundo.

Los miembros de la Comisión de Atletas del COI provienen de diferentes deportes y contextos. Nuestra opinión colectiva es que, a cambio de una serie de pequeñas restricciones sobre las actividades comerciales de los atletas durante los Juegos Olímpicos, el reducido número de atletas que goza de acuerdos personales de patrocinio está ayudando a obtener financiación para los equipos de todos los comités olímpicos nacionales, lo que redunda en beneficio común de los atletas.

Nos gustaría aclarar una serie de cuestiones. La Norma 40:

  • No impide que los atletas olímpicos concluyan acuerdos personales de patrocinio. De hecho, la participación en los Juegos Olímpicos suele aumentar la notoriedad del atleta, lo que mejora su potencial comercial durante el resto de su carrera.
  • Autoriza a los atletas a dar las gracias a sus patrocinadores personales, que les han apoyado en su camino hacia los Juegos Olímpicos.
  • Durante los Juegos Olímpicos, permite que los atletas participen en campañas de su patrocinador personal, a condición de que dichas campañas no se basen en los Juegos Olímpicos o hagan referencia a ellos.
  • Tiene vigencia durante 29 días cada cuatro años; además, con una planificación y comunicación adecuada con sus patrocinadores, los atletas pueden seguir ejecutando dichos patrocinios dentro y fuera de ese periodo.

 

¿Qué ha cambiado?

Durante los últimos 18 meses, el COI ha emprendido varias medidas positivas para permitir el marketing personal de los atletas en torno a los Juegos Olímpicos.

Ahora, los atletas olímpicos pueden participar en campañas con sus patrocinadores personales (incluidos aquellos patrocinadores que no formen parte del programa comercial del COI o del CON) durante los Juegos Olímpicos en el respeto de un marco que mantiene el sistema que financia la participación de los atletas de todo el mundo y la organización de los Juegos Olímpicos, el cual se basa en un principio de solidaridad. Este sistema apoya a todos los atletas, y no solamente a aquellos procedentes de países ricos o que compiten en disciplinas comercialmente atractivas.

 

El enfoque de los CON

Los enfoques de aplicación de la norma 40 a nivel nacional que están siendo adoptados por los CON obedecen a la publicación del nuevo marco del COI para Tokyo 2020. Los CON tienen que tener en cuenta la legislación nacional vigente y la situación de cada territorio. Por ello, alentamos a todas las comisiones de atletas a que adopten un enfoque constructivo a la hora de abordar estas cuestiones con sus CON. No existe una solución que sea válida para los 206 CON. Unos 100 de esos 206 dependen de la financiación de los patrocinadores del COI y del CON para obtener la mitad o más de sus ingresos. Y casi 50 CON obtienen más del 80 % de sus ingresos a través de estas fuentes olímpicas de financiación. Estos CON dependen enormemente de los ingresos procedentes de los patrocinadores del COI y los patrocinadores nacionales para poder enviar a sus atletas a los Juegos Olímpicos. Es decir, sin esta financiación, esos países no podrían enviar una delegación a los Juegos, y potencialmente no se podrían celebrar los Juegos Olímpicos.

 

¿Qué ocurriría si se derogase la Norma 40?

En la comunidad de atletas, la Comisión de Atletas del COI ha escuchado llamamientos a una relajación adicional del marco de la norma 40, o incluso peticiones para que el enfoque alemán se aplique en otros países, con miras a maximizar las oportunidades de marketing personal de los atletas olímpicos. Estos argumentos tienen un fundamento puramente económico, y de adoptarse, podrían menoscabar a largo plazo la estructura de financiación del Movimiento Olímpico. Tanto a nivel nacional como mundial, los patrocinadores olímpicos no acogerían positivamente dicha medida, la cual socavaría el atractivo del programa olímpico de patrocinio y el principio de solidaridad. Sus consecuencias serían las siguientes:

  • Perjuicio de las fuentes de ingresos que ayudan a atletas de todo el mundo a competir en los Juegos Olímpicos.
  • Perjuicio de la diversidad de disciplinas deportivas en los Juegos Olímpicos.
  • Podría afectar negativamente a la experiencia de los atletas en los Juegos.
  • Podría suponer una amenaza para la celebración de los Juegos Olímpicos en el futuro.

 

El Movimiento Olímpico está orientado a garantizar la participación en competiciones de equipos de todos los CON clasificados, independientemente de los medios financieros de los que dispongan y del apoyo que les brinden sus respectivos Gobiernos. La meta final es que el deporte se desarrolle desde la base, en reconocimiento a la importancia del deporte en la sociedad. La alternativa es una maximización de los beneficios y una promoción de los atletas de élite como estrellas con valor comercial. En un contexto de tales características, únicamente podría competir un pequeño porcentaje de equipos y atletas que contasen con una buena financiación.

Así pues, en nombre de la Comisión de Atletas del COI, insto a las demás comisiones de atletas a estudiar la situación de su territorio y a reflexionar sobre si la Norma 40 ha permitido que su CON envíe una delegación a los Juegos o si (como algunos afirman) ha perjudicado al conjunto de los atletas.

Deportivamente,

Kristy Coventry Signature

Kirsty Coventry

Presidenta de la Comisión de Atletas del COI