Objetivo, finanzas: Seguros

Seguimos desglosando el complejo mundo de las finanzas de los atletas y ahora nos fijamos en cómo los seguros te protegerán de problemas financieros inesperados. 

Como atleta, dependes de tu salud física para ganarte la vida. Pero ¿qué pasaría si te lesionaras y no pudieras competir? ¿Y si esa lesión amenazara con poner fin a toda tu carrera?

Son preguntas aterradoras, pero, por suerte, hay varios tipos de seguros que te pueden proteger de estos y otros peligros a los que te enfrentas como atleta de élite. Desde lesiones y enfermedades hasta el robo de equipamiento e incluso daños y perjuicios a terceros, hay muchas opciones de seguros que, como atleta, deberías considerar.

Como descubrió el triatleta australiano Sam Appleton, estas pólizas pueden «valer su peso en oro».

«Un accidente puede pasarle a cualquiera y en cualquier momento. Cuando me sucedió a mí hace unos cuantos años, el seguro me ahorró un montón de problemas y gastos —explica—. Durante un entrenamiento, tuve un accidente con un peatón, que resultó herido. El seguro cubrió los gastos médicos, a través de mi afiliación a Triathlon Australia. Gracias a esto, no tuve que pagar los gastos de mi propio bolsillo. No sabes lo importante que es un seguro hasta que lo necesitas. Me ahorró muchos dolores de cabeza».

A continuación te indicamos cómo puedes protegerte de los imprevistos tanto dentro como fuera de los terrenos de juego.

Protege tu salud

Sin el adecuado seguro médico podrías encontrarte con un gran problema financiero si te surgieran gastos como resultado de lesiones o enfermedades graves, sean deportivas o no. Los gastos médicos pueden variar enormemente de un país a otro, de manera que, si compites a menudo en el extranjero, deberás asegurarte de que tu póliza cubra también tratamientos internacionales. Si tu club o federación no te cubriera, considera contratar tu propio seguro personal.

Protege tus ingresos

El seguro contra la pérdida de ingresos cubre las ganancias que puedas perder si tu carrera atlética se interrumpe o termina del todo debido a las lesiones o por alguna enfermedad. Estas pólizas pueden ser muy caras, por lo que recomendamos que comentes este tipo de seguro con tu club u organismo rector antes de firmarlas.

Protege tu equipamiento

Los efectos personales suelen estar cubiertos por tu seguro de propiedad o de hogar, pero si posees un equipamiento caro o especializado para tu deporte, es mejor que recurras a un seguro adicional para cubrir estos enseres contra daños o robo.

Protege a otras personas

Un seguro de responsabilidad civil (o seguro a terceros) te cubre contra todo daño, perjuicio o lesión que puedas causar a otra persona o a su propiedad.

Protégete en el extranjero

Cuando compites o te entrenas en el extranjero, un seguro de viajes te cubrirá una gran variedad de incidentes, incluidos los costes médicos, la evacuación urgente, el robo, la pérdida de equipaje y las cancelaciones de vuelos.

Hay muchos otros tipos de seguros que podrían ser apropiados para ti, incluidos los seguros de vida, de vehículos, de hogar y de discapacidad. Asegúrate de sopesar bien todas las opciones disponibles.

También es recomendable que te pongas en contacto con tu federación nacional u organismo rector para saber qué planes de seguros ofrecen a los atletas o enterarte de las diferentes pólizas disponibles en tu país.