¿Perderías adrede?

Hacer trampas para ganar es algo bien conocido, pero ¿harías trampas para perder una competición? Esto es manipulación de competiciones.

Algunos atletas pueden sentirse tentados a rendir por debajo de su nivel para tener un oponente más fácil en la siguiente ronda. Recuerda que la manipulación de competiciones acarrea sanciones y mata el espíritu del deporte. Es una falta de respeto propio y hacia tu equipo, oponentes y fans. 

El dinero también puede ser un incentivo para manipular una competición. Esto suele ocurrir cuando se han realizado apuestas sobre una prueba. Un atleta o un oficial podría sentirse tentado/a a manipular la competición para que la apuesta sea exitosa y así ganar dinero. Recuerda que no hay ningún deporte exento de riesgos de manipulación vinculada a las apuestas: se puede apostar en todas las pruebas de los Juegos Olímpicos, lo que representa una amenaza hacia los valores del deporte.

La información puede ser esencial para ganar una apuesta. Por ello, la información privada debe mantenerse privada. No debes compartir, ni siquiera en las redes sociales, nada que que ocurra en los vestuarios o que comente tu entorno, como lesiones, tácticas, etc.

Como atleta, respetar las reglas es tu responsabilidad:

  • NUNCA apuestes en tu propio deporte, en los JOJ o en los Juegos Olímpicos.
  • Denuncia SIEMPRE todo intento de manipulación o cualquier sospecha. Dirígete a alguien de confianza, a tu federación o a la línea directa del COI: www.olympic.org/integrityhotline.

Denúncialo

 

Para proteger la credibilidad de tu deporte y las competiciones, TÚ DEBES conocer las reglas y respetarlas.

¡Unámonos para que el deporte siga siendo impredecible y emocionante!

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN? AQUÍ ENCONTRARÁS MÁS RECURSOS
No amañes una prueba

Nunca manipules una competición y da siempre lo mejor de ti, incluso aunque la manipulación no afecte a su resultado.

No apuestes No compartas información privilegiada Si lo ves, denúncialo.

Nunca manipules una competición y da siempre lo mejor de ti, incluso aunque la manipulación no afecte a su resultado.