El francés Brice Leverdez nos explica cómo compagina sus dos carreras: la de jugador de bádminton de primera fila en su país y la de empresario de moda de alta gama

 

Como muchos atletas, la estrella del bádminton Brice Leverdez se preguntaba qué podría hacer cuando su carrera en los terrenos de juego llegara a su fin. Al contrario que muchos atletas, no ha esperado hasta el momento del retiro para encontrar una nueva vocación. El ocho veces campeón nacional y participante en dos ediciones de los Juegos Olímpicos ha fundado Leverdez, una marca de moda de alta gama, radicada en su París natal.

 

Hemos hablado con Brice sobre los desafíos que supone llevar un negocio a la vez que se compite a alto nivel, y le hemos preguntado qué consejos puede ofrecer a los atletas que están pensando en seguir su ejemplo.

 

Ten muy claro qué quieres hacer

“Unos empresarios se pusieron en contacto conmigo en enero de 2014 para proponerme la creación de una marca que llevara mi nombre. Sin embargo, no me gustó el concepto. Entonces mi socio y yo acordamos poner en marcha nuestra propia empresa. Me hacía mayor y consideré este paso como una buena manera de progresar en la vida cuando acabara mi carrera deportiva”.

 

No te arrugues ante los desafíos

“Todo constituye un reto: desde el trato con tus socios hasta la elección de la estrategia más adecuada para aprender en qué consiste el trabajo de los demás. Esos son los desafíos de una empresa emergente. Tienes algunas de las aptitudes necesarias, pero debes aprender muchísimas habilidades diferentes para poder ocuparte de todo”.

 

Trabaja duro, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego

“Tengo mucha capacidad de trabajo. Trabajo con ahínco cuando juego al bádminton y, por eso, no me hizo falta cambiar de mentalidad para dirigir mi empresa. Lo principal es trabajar muy duro, no rendirse nunca en ninguna situación y mantenerse firme a la hora de tomar decisiones”.

 

Controla en todo momento el plan de trabajo

“Ya no practico en el centro nacional, de manera que tengo un horario muy flexible. Yo estoy al mando: elijo cuándo concentrarme en el bádminton y cuando dedicarme al trabajo de la empresa. Para mí es mucho mejor gestionarlo todo por mí mismo. Me encargo personalmente de todos los aspectos de mi entrenamiento. Organizo sesiones de entrenamiento con rival, compruebo la disponibilidad de mis entrenadores y reservo las pistas. A continuación, planifico el trabajo de la empresa en función de los entrenamientos de bádminton”.

 

Lánzate

“Si estás lo bastante loco como para elegir una carrera deportiva, no hay duda de que puedes gestionar con éxito una carrera empresarial. Es cuestión de trabajo duro y seguridad en ti mismo. ¡Lánzate, es divertido!”.

 

Si estás pensando en crear un negocio y necesitas consejos, visita la plataforma y sigue el curso Creación de empresas: de la idea a la práctica”.

Contenido relacionado